Mi experiencia con Unimascota. 

He de decir que al principio fui un poco escéptica con la idea de que me pudieran ayudar. 

Con Gofio había intentado todo o todo lo que me habían dicho que intentara.

Gofio es mi primer perro y ha resultado ser toda una personalidad.

En Noruega donde vivimos he invertido mucho dinero  y tiempo en intentar controlar a Gofio, entrenamientos diarios, normas para todo y al final… Gofio cada vez peor, yo desquiciada y sin mucha esperanza la verdad.

En Unimascota nos enseñaron que mi perro no necesitaba normas todo el tiempo, necesitaba mucha más libertad, poder relajarse y ser más… pues como es él, un perro loco y divertido.

Por ahora todo lo que veo en mi perro es alegría, se va relacionando con más perros, la gente está dejando de ser un problema para él, disfruta de sus paseos y todo el tiempo quiere jugar.

A Unimascota le debo la felicidad de este momento, porque la frustración ha pasado a ser esperanza de poder pasar mucho tiempo de calidad junto con Gofio y de poder tener una vida completamente normal con él  ¡A seguir trabajando duro!

Jara Trigueros Gofio


"

¿Recomendarías a unimascota a las personas que tienen problemas con sus perros o que simplemente les quieren dar una educación de calidad?


Si, Llevo recomendando Unimascota desde que empezamos a trabajar con mi gran danesa sorda Nina a mitad de 2015.

Nuestra familia está muy contenta con el trabajo desarrollado y método de enseñanza. La prueba de ello es que Nina se vuelve loca cuando ve a Abelardo. Creo que es su persona favorita en el mundo!

Tienes 3 gran daneses en un piso, cuando nos conociste nos comentaste que tenías que ir prácticamente a diario al parque con ellos un par de horas para poder tenerlos un poco más tranquilos y aún así una de ellos era bastante incontrolable.

¿Ha supuesto Unimascota un cambio para ustedes?, ¿Con las pautas que les hemos dado han podido estar más cómodos?                       Si, Unimascota ha cambiado nuestra vida. Tenemos 3 daneses, 2 gatos y ahora una niña en un piso.

Contratamos a Unimascota porque necesitábamos ayuda con la cachorra de Gran Danés sorda. Con la metodología de Unimascota aprendimos a gestionar mucho mejor el tiempo de los paseos, de juego, y de trabajo, no solo de la cachorra, sino de los 3 perros.

Nos ha facilitado mucho la vida el cambio de una rutina que teníamos muy enraizada pero que con mi embarazo y posterior nacimiento de la niña resultaba imposible seguir. Tenemos ahora mismo, 3 perros saludables, felices y educados gracias a Unimascota.

Silvana Nina


"

Lo Me llamo Lola y mi mamá me encontró abandonada con 4 meses en condiciones lamentables. Estaba muy flaquita y muy triste,  la llegada a casa me hizo muy feliz. Encontré los cuidados y el amor que necesitaba. Tenía tantas ganas de estar siempre con mi mamá que cuando se marchaba enloquecía del miedo a que no volviesen más y ese miedo provocó en mi una ansiedad de separación muy grave. Rompía y destrozaba todo lo que estuviera en mi camino. Como mi mamá me quería mucho mucho mucho pensó que necesitaba ayuda a superar mis miedos. Un día apareció en casa un chico muy simpático que me achuchaba, daba mimos, jugaba, pero también me regañaba. Llevaba una camiseta que ponía Unimascota. Poco a poco él y mi mamá me fueron enseñando que no pasaba nada por quedarme sola en casa ya que sabía perfectamente que ella jamás me abandonaría. Ya tengo casi dos añitos y aunque sigo siendo un poco loca, no ladro ni destrozo la casa. Espero con ganas a que mi mami llegue a casa para comérmela a besos!. Gracias Unimascota por ayudarnos

DianaLola


"

Adoptamos a Goofi cuando tenía 3 meses, lo sacamos aterrado del fondo de una jaula.No hizo falta nada para que lo quisiéramos con locura y aunque se adaptó muy bien a casa y a nosotros pensamos que lo mejor era saber cómo llevar a cabo su educación y evitar cometer injusticias con él como futuros problemas.Dimos entonces con Unimascota y a través del educador canino Abelardo nos enseñaron a comunicarnos entre nosotros, a tener confianza mutua, cómo enseñarle a jugar con otros perros sin que los enganchara de la pechera, a venir cuando lo llamamos, a esperar cuando se lo pedimos, a saber cuándo y cómo podemos regañarlo para que sea eficaz sin ser dañino para él.Cuando a Goofi le empezó a parecer divertido coger todo lo que pillara, gafas, zapatillas, playeras, carpetas, botellas de 2 litros de agua llenas, etc… fue una suerte estar participando en las clases de Unimascota porque inmediatamente se lo comentamos y nos enseñaron a dirigir esas ansias de morder nuestras cosas hacia juguetes exclusivos para él que nunca habíamos visto antes y que son realmente útiles.Ahora nos hemos encontrado a la preciosa Mica que estaba abandonada y ha empezado a formar parte de nuestra familia, está súper feliz porque lo que hemos aprendido en las clases con Goofi lo estamos aplicando con ella y porque su profe (que decidimos llevarla a ella también a clases) es un besucón y a ella le encantan los besos. En fin ha sido una experiencia tan útil, divertida y educativa que nos apetece formar siempre parte de la comunidad de Unimascota.

PD: No dejen que aparezca un problema para solucionarlo, adelántense y no dejen que suceda.

América y Omar Goofy y Mica


"

Nuestro perro desde que lo adoptamos ha sido un verdadero terremoto. Siempre he sentido miedo por los perros grandes y aunque sabía que Noa no era agresivo mi miedo no desapareció y entre su descontrol y mi miedo se creó una relación muy poco llevadera en la que él me mordía para jugar y yo lo evitaba para que no me mordiera, porque me hacía moretones y aunque lo hacía con amor, dolían igual.Tenemos también un gato en casa con el que pretendía relacionarse de la misma manera que conmigo lo que nos fue metiendo en un círculo vicioso de aislar a Noa para evitar los problemas  y entre una cosa y otra la convivencia en mi casa cada vez era más frustrante y agotadora, me llegué a sentir realmente impotente. Contactamos con Unimascota y empezamos sus clases grupales, waooo en apenas dos meses en casa todos somos mucho más felices, ya no tengo moretones en los brazos, Noa ha dejado de estar aislado, cada vez escucha más, se lleva genial con Lukas (su hermano gatuno) y los miércoles que toca su clase está apenas duerme porqué va a ver a su profe y a sus compis.

Gracias Unimascota, Gracias profe porque ahora si somos felices juntos.

Begoña Noa

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies