¿QUÉ HAGO CUANDO MI PERRO ATACA A OTROS PERROS?

Hemos dado algunos consejos sobre qué tipo de cosas no debemos hacer para que nuestros perros no se hagan agresivos , también hemos hablado sobre las acciones que sí debemos tomar para este mismo fin.

¿Pero cuáles son las pautas más adecuadas en caso de que mi perro ya haya llegado a ese punto en el que agrede cuando ve a otros perros?

Si este es tu caso, no dejes de leer este artículo y si conoces a gente con tu mismo problema, comparte, convivir con un perro con problemas de agresión puede llegar a ser muy, pero que muy frustrante ¡Y lo sabes!

De antemano me gustaría decirte que no es tu culpa, que esas chorradas de le transmito lo que siento en la inmensa mayoría de los casos es un error, si quieres saber el porqué ¿a qué esperas? Lee el artículo ya.

Debido a la importancia del tema que nos trae ahora mismo, intentaré ser muy práctico e ir al grano.

Hay algunos aspectos muy importantes a tener en cuenta:

  1. Los perros no son animales agresivos, al contrario son tremendamente sociales, es decir, es enormemente extraño ver que un perro disfrute peleándose, si lo hace es porque no puede evitarlo, por tanto, no pierdas los nervios, es evidente que tiene un problema.
  2. En los entornos urbanos en los que vivimos los perros no son dominantes, los problemas de agresión suelen ser originados más bien por problemas de miedos o ansiedad.
  3. Las agresiones pertenecen a problemas emocionales, no a problemas operantes (tranquilo/a) pondremos un ejemplo práctico para que lo entiendas, confundir esto es empeorar de seguro tus problemas.

Situación operante: El perro quiere golosinas y ladra para conseguirlas, darle las golosinas mientras ladra potenciaría esta situación y por ende ladraría cada vez más.

Situación emocional: El perro ladra porque se siente inseguro en una situación que cree no puede controlar, como la aparición de perros nuevos en la zona, en este caso, tirarle golosinas y que se relaje buscando y comiendo ayudaría a que el problema dejara de ladrar.

Nota: Son por supuesto ejemplos tipo, se podrían poner infinidad de casos tanto de una situación operante como de una situación emocional.

Es muy importante tener en cuenta, que así como una persona no podría conseguir tener abdominales solo con ejercicio, sino que debería de ir acompañado de una dieta sana y seguramente más pautas que un profesional conocerá, de igual manera un perro con agresión necesitará seguir un conjunto de pautas para remediar el problema.

Ahora bien, vamos por la calle y nos encontramos con un perro en la acera de enfrente y mi tú perro se altera y empieza a querer agredir al otro perro.

No le mandes a sentar ni le obligues a estarse quieto, al contrario aléjalo de la zona comunicándote en todo momento con él, diciéndole “no, no, no” de forma calmada y una vez te preste atención inmediatamente hay que decirle muy bien.

Es muy importante aclarar que para poder regañar a un perro en esta situación se deberían hacer una serie de trabajos previos de los cuáles hablaremos en artículos venideros.

Algo extremadamente útil es que examines a que distancia o en qué situaciones se pone tu perro agresivo para que puedas prever dicho conflicto.

En el caso de las distancias intenta averiguar a cuantos metros empieza a ponerse nervioso, es aquí donde debes hacer que tu perro se quede quieto por un momento para mirar al otro perro e inmediatamente alejarte diciéndole muy bien (en caso de que no actúe con agresión) y darle una golosina.

Si intentas premiar al perro desde una distancia en la que no se sienta ya nervioso no aprenderá nada y lo mismo ocurre si continuamente dejas que se ponga agresivo para corregirlo, lo que realmente estarás consiguiendo es aumentar su ansiedad y potenciar ese comportamiento con las repeticiones fracasadas.

En cuanto a las situaciones, intenta encarecidamente que no te cojan por sorpresa, debes estar atento/a,  incluso generar ese tipo de situaciones para que pase lo que tú deseas que pase y no algo descontrolado.

Aclarar que una modificación de conducta de un perro no es nada fácil sino tienes los conocimientos y las herramientas apropiadas por lo que la primera recomendación es siempre acudir a un profesional y si puede ser que trabaje específicamente el adiestramiento cognitivo emocional muchísimo mejor, pues las estadísticas de éxito son elevadísimas con respecto a otros modelos educativos.

Decirte también que queda mucho por hablar de este tema, por tanto no dejes de estar atenta/o a nuestras publicaciones, traeremos más pautas para estos y otros problemas.

Y para terminar, no, no nos hemos olvidado de comentarte el porqué no es culpa tuya, que no eres tú quien transmite.

El ciclo habitual del estado emocional de una persona que sale a pasear con su perro es primero de alegría hasta que por cualquier motivo el perro comienza a agredir (en el caso claro que tenga este problema) y es aquí donde realmente empieza la transmisión del perro a nosotros y no de nosotros hacia el perro, por eso las personas empiezan a ponerse nerviosas, porque seamos claros, nadie puede sentirse neutral ante una situación como esta.

 

Y no lo olvides, la educación es un derecho para ellos y un deber para nosotros.

 

¡¡Hasta la próxima Unimascoter@s!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies