Adiestramiento cognitivo emocional

En el artículo anterior cerramos con la siguiente expresión: “La educación es un derecho para ellos y un deber para nosotros”

Ahora bien, ¿por qué una educación cognitiva emocional?

Mucho se habla sobre diferentes métodos educativos, sin embargo si investigamos a fondo nos podemos dar cuenta que realmente solo hay uno, diferenciados por técnicas provenientes de una base común, la ciencia.

Hace más de 100 años en el adiestramiento se trabaja de forma muy intuitiva hasta que unos señores muy inteligentes, haciendo experimentos científicos dieron a conocer ciertos procesos conductuales (conductual igual a comportamiento que vemos realizar) muy útiles para conseguir objetivos educativos.

A partir de aquí según la visión ética de cada colectivo se fueron diversificando los modos de uso de estos métodos, siendo siempre la misma base conceptual la aplicada, por tanto siendo lo mismo lo aplicado por unos y otros aunque en algunas escuelas se llame adiestramiento tradicional, en otras adiestramiento conductista, adiestramiento en positivo, adiestramiento con clicker, etc.

Después de muchos años de experiencia y la evolución constante de la ciencia, otros señores muy listos se dan cuenta que estas bases educativas tienen muchas carencias y que en muchos casos más que ayudar, entorpecen al individuo en cuestión, creando sujetos mecánicos y reactivos y es aquí donde aparece el adiestramiento cognitivo emocional, una auténtica revolución y mejora de todos estos procesos.

El cognitivo emocional no deja de aplicar estas herramientas educativas llamadas conductictas, sino que las une a un proceso mucho más complejo y estable, apoyándose mutuamente, hasta el punto que en terapias humanas se le llama cognitivo-conductual.

Para hacer una clara diferenciación de unas y otras, podremos decir que el conductismo solo contempla lo que ve y propone como objetivo también aquello que puede ver, sin embargo lo cognitivo va mucho más allá, comprendiendo que hay procesos internos a nivel mental y emocional que influyen en toda manifestación de una conducta.

Pongamos un ejemplo práctico:

Cuando un adiestrador conductista va a casa de un perro que manifiesta agresión inmediatamente castiga la conducta problemática y premia la conducta que queremos de él.

En el mismo caso un adiestrador cognitivo emocional valora previamente si estos problemas se deben a causas como la ansiedad, el miedo, entre otros para así poder trabajar sobre el origen del problema respetando la individualidad de cada sujeto a tratar y por tanto realizando trabajos más profundos, estables y duraderos.

No quiero acabar este artículo sin antes advertir que nos vemos obligados a simplificar en exceso está explicación por motivos de ajuste de espacios, dejando un infinito universo de matices muy importantes en la evaluación de estos temas. No olvides seguirnos para saber más sobre estos temas tan apasionantes y no lo olvides nunca:

La educación es un derecho para ellos y un deber para nosotros.

¡¡¡Hasta la próxima unimascoter@s!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies