He de decir que al principio fui un poco escéptica con la idea de que me podrían ayudar. 

Con Gofio había intentado todo o todo lo que me habían dicho que intentara.

Gofio es mi primer perro y ha resultado ser toda una personalidad.

En Noruega donde vivimos he invertido mucho dinero y tiempo en intentar controlar a Gofio, entrenamientos diarios, normas para todo y al final… Gofio cada vez peor, yo desquiciada y sin mucha esperanza la verdad.

En Unimascota nos enseñaron que mi perro no necesita normas todo el tiempo, necesita mucha más libertad, poder relajarse y ser más… pues como es él, un perro loco y divertido.

Por ahora todo lo que veo en mi perro es alegría, se va relacionando con más perros, la gente está dejando de ser un problema para él, disfruta de sus paseos y todo el tiempo quiere jugar.

 Unimascota le debo la felicidad de este momento, porque la frustración ha pasado a ser esperanza de poder pasar mucho tiempo de calidad junto con Gofio y de poder tener una vida completamente normal con él  ¡A seguir trabajando !

Jara- Gofio

x

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies