NOSOTROS

Unimascota como todo ser viviente, con el paso de los años ha ido cambiando.

La definen múltiples acontecimientos, personas, perr@s, necesidades, experiencias, descubrimientos, el crecimiento en sí mismo y todo lo que conlleva, e incluso podría decirse que un poquito de buena suerte.

Mi nombre es Abelardo Rivero y aunque no soy Unimascota, he estado con ella desde sus inicios y puedo contarles un poco como ha sido su evolución hasta hoy en día.

Unimascota nace como resultado de una necesidad y una pasión, necesidad de emprender para tener una mayor calidad de vida y una pasión, porque puestos a pasar por los escarpados caminos de la emprendeduría, por qué no hacerlo de la mano de una de las cosas que más te gustan en el mundo, los perr@s.

Empecé creyendo que sabía de perros, hoy en día a pesar de la formación, la experiencia y los cientos de casos resueltos me doy cuenta que no sabía nada y sigo sin saber… El mundo del cerebro es un universo del que cuanto más descubres, como decía Sócrates, más cuenta me doy que no sé nada…

Nuestro camino se inició aplicando las técnicas del adiestramiento tradicional basadas en el modelo llamado conductismo, el resultado fue un contundente fracaso.

Entre otras experiencias la más relevante fue el intento de modificación de conducta realizado a mi perro Choco, el cual fue recogido de la calle y tenía varios problemas de comportamiento.

Entre algunas de las anécdotas que nos hizo pasar fueron noches buscándolo porque se nos escapaba al mínimo descuido, mordió a mi hijo de 5 años de edad (Choco es un perro de 10 kilos y no pasó a mayores), una noche atacó a un guardia civil después de haber estado corriendo detrás de él, se nos escapó de una clínica veterinaria obligándonos a correr por la carretera para cogerlo de nuevo, se daba cabezazos contra la puerta de la calle cuando oía algún ruido, entre otras cosas.

Cuando alguien nos llama y nos dice que está frustrado por el comportamiento de su perro le entendemos perfectamente, no por dedicarnos a esto, sino porque hubo un tiempo en que pasamos por lo mismo, es por ello que damos el mil por mil de nosotr@s en cada caso

Así fue como decidimos que había que ampliar la formación y encontramos una escuela que había desarrollado el modelo cognitivo emocional en perros.

Yo francamente no tenía ni idea de que se trataba por lo que es aquí donde considero que entra un poco la suerte, pues al comentárselo a mi pareja que es pedagoga, me explica que si realmente es un modelo aplicable a los perros no puede haber nada mejor, y así sin pensarlo, es el primer paso para convertirse en un pilar imprescindible en Unimascota, pues desde entonces se ha convertido sin tenerlo planeado en asesora de creación y aplicación de pautas educativas y de modificación de conducta de Unimascota.

Fusionando la pedagogía (disciplina que abarca todas las ciencias de la educación) y el modelo cognitivo emocional perruno estamos cumpliendo nuestro sueño y el de ustedes con sus perr@s.

Choco es ya desde hace mucho un perro excelente, que ha participado con nosotros en múltiples eventos ayudando a otros perros a mejorar y a las personas a entender mejor el mundo de los perr@s, tiene también una gran amiga que además de ser parte de nuestra familia es nuestra compañera de trabajo, Enna, que trabaja tanto con niñ@s como con perr@s en modificación de conducta.